A 53 años de su partida Rómulo Gallegos fue un forjador de la paz

Rómulo Gallegos asumió a Venezuela como una vasta responsabilidad. Quiso que su escritura alcanzara la vastedad del territorio, la cultura, la sociología, la poética, el holograma de un país en primer plano y teniendo a la América nuestra como tapiz de fondo”. Así lo destacó Roberto Hernández Montoya, presidente de la Fundación Celarg.


Rómulo Gallegos en 1912 (Foto: Iconografía de Rómulo Gallegos. Ed. Biblioteca Ayacucho, 1980)

Hernández Montoya estima que el plan de Rómulo Gallegos “era el de una épica homérica, una vasta didáctica para responder a la angustia de cada generación de prohombres de hacer todo donde sienten que nada está hecho. Sin embargo, se propuso asentar nuestra hechura nacional sobre la cultura prodigada desde el fondo popular. Era el pueblo de la «gente que sufre, ama y espera» desde y hacia donde se dirige su obra monumental”,

Hoy martes 5 de abril de 2022 se conmemoran 53 años de su fallecimiento.

Hombre de paz      

Rómulo Gallegos Freire fue escritor, novelista, periodista, docente y político venezolano. Nació en Caracas el 2 de agosto de 1884 y falleció en la capital venezolana el 5 de abril de 1969, a la edad de 84 años. Estuvo casado con Teotiste Arocha Egui (1895-1950). Son sus hijos Sonia y Alexis Gallegos Arocha. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura (1958) y fue nominado nueve veces al Premio Nobel de Literatura entre 1951 y 1967.

Rómulo Gallegos estudió la carrera de Derecho en la Universidad Central de Venezuela, la cual no culminó.  Ocupó la posición de Senador Vitalicio de Venezuela ante el Congreso (como expresidente de la República) entre 1961 y 1969; fue titular del Ministerio de Instrucción Pública, denominación que él mismo propuso que cambiara a Ministerio de Educación Nacional (1936), y primer Presidente y Comisionado de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (1960-1963), cargo que ejerció hasta 1963.


Fachada de la Casa de Rómulo Gallegos donde fue edificado el centro de estudios que lleva su nombre (Foto: Iconografía de Rómulo Gallegos. Ed. Biblioteca Ayacucho, 1980)

Fue reconocido con el Doctorado honoris causa por varias universidades venezolanas e internacionales, entre éstas la Universidad Nacional Autónoma de México (1961), Universidad de San Carlos en Guatemala (1951), Universidad de Costa Rica (1951), Universidad de Oklahoma en Estados Unidos (1951), la Universidad Central de Venezuela (1958), la Universidad de Los Andes en Venezuela (1958) y La Universidad del Zulia (1958). La Universidad de Columbia le confirió el doctorado honoris causa en 1948, pero renunció en 1955 cuando le otorgaron la misma distinción al dictador guatemalteco Carlos Castillo Armas.

En medio de las convulsiones

“Advierto que no soy político, y que la lucha política no me interesa; por el contrario, repugna a mi temperamento, más bien inspirado en normas de moderación conciliadora; pero la verdad es que el problema político está planteado tácitamente en este Cámara, como en todo el país… Soy un hombre con una ideología, claro está, pero sobre todo un hombre que procura el bien de su país”. Así se expresaría Rómulo Gallegos durante intervención en la Cámara de Diputados del Congreso de la República.

El devenir lo pondría en primera fila para definir los destinos del país, al convertirse en el 35º Presidente de los Estados Unidos de Venezuela, electo con más del 80% del voto popular, cargo que ocupó entre el 17 de febrero y el 24 de noviembre de 1948, cuando fue depuesto por el Golpe de Estado liderado por Carlos Delgado Chalbaud. Las convulsiones políticas lo llevaron al exilio y a otros rumbos, en los cuales, efectivamente, prevalecieron sus realizaciones intelectuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *