Freddy Castillo Castellanos deja vacío en la academia y las letras venezolanas

 El fallecimiento del escritor y docente Freddy Castillo Castellanos deja un vacío en el campo académico venezolano y en el mundo de las letras, destacó Roberto Hernández Montoya, presidente del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos.

Roberto Hernández Montoya recordó que Freddy Castillo Castellanos fue integrante del Jurado del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos, que otorga el Estado venezolano a través de la Fundación Celarg, en su edición del año 2011, cuando lo obtuvo el escritor argentino Ricardo Piglia con la obra “Blanco nocturno”.

Freddy Castillo Castellanos había sido designado en febrero de 2020 como miembro correspondiente por el estado Lara de la Academia Venezolana de la Lengua. El escritor, poeta, investigador, historiador, docente y abogado venezolano fue el primer rector de la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy (Uney). Falleció en Barquisimeto, estado Lara, el sábado 12 de diciembre.

Dejó huella en universidades

Freddy Castillo Castellanos nació el 27 de marzo de 1950, en Barquisimeto, capital larense, y se graduó en Derecho en la Universidad Central de Venezuela (UCV) en 1973. Cursó estudios de posgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona, España, en la cual obtuvo el Doctorado en Derecho Penal y en Filosofía del Derecho.

Se desempeñó como docente en la Escuela de Administración y Contaduría en la Universidad Centrooccidental Lisandro Alvarado, donde también formó parte del Consejo Asesor de la Dirección de Cultura. Además fue profesor en el Colegio Universitario Fermín Toro y en la Universidad Yacambú. Desde 1999, fue rector y fundador de la Universidad Nacional Experimental de Yaracuy (Uney) durante doce años.

Fue miembro del Consejo Consultivo de la Universidad de Integración Latinoamericana, en Brasil y del Instituto de Evaluación e investigación de la Pontificia Universidad Católica del Perú, así como representante de Venezuela en la Unesco, donde dio su aporte como estudioso de la diversidad cultural.

Escritor e investigador

Era investigador en el área de los derechos culturales; fundó y dirigió la Casa de las Letras Antonio Arráiz e integró entre 2001 y 2003 el directorio del Consejo Nacional de la Cultura. Fue miembro de la junta directiva de la Biblioteca Ayacucho y del directorio del Instituto de Etnomusicología y Folklore. Participó en la creación de Fundacultura, de la que sería secretario ejecutivo, y formó parte del directorio de Fundamuseo. Como jurista formó parte del Comité Jurídico Interamericano de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Fue autor de varios libros de ensayos, entre ellos “Incisiones” (1984); “Sucre, el más sereno de los heroísmos” (1986); “Las humanidades y los desafíos de la cultura, 50 años de historia venezolana” (1998); “La ciencia de la caballería andante” (2004), y “La gastronomía como patrimonio inmaterial” (2006).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *