Hasta el domingo 11 de agosto “La razón blindada” presenta un viaje imaginario hacia la libertad

La razón blindada”, obra original del argentino Arístides Vargas producida por Luis Bernal, se está presentando los días sábados y domingos hasta el 11 de agosto, a las 4:00 p.m., en la Sala Experimental Sótano 3 de la Fundación Celarg. Entrada general BsS. 20.000. (Clasificación B: mayores de 16 años).

“La razón blindada” es una de las obras más conmovedoras del teatro latinoamericano contemporáneo. Es un poema al poder liberador de la imaginación, como forma de resistencia a la represión. Está basada en la vida real del hermano del autor, quien fue víctima durante la dictadura argentina. A la vez está inspirada en “El Quijote”, de Miguel de Cervantes, y “La verdadera historia de Sancho Panza”, de Franz Kafka.

Cuenta la supervivencia de dos presos, De la Mancha y Panza, quienes se encuentran a las tres de la tarde de cada domingo para tratar de representar una historia que les permita “liberarse” a través de la imaginación, del encierro al cual fueron sometidos. Ellos sobreviven en el inframundo que representa la prisión a la cual fueron condenados injustamente. La pieza nos muestra a los personajes girando en el frenesí de la locura real o imaginaria, donde la ficción y la realidad deben cohabitar, ya que la creación de un mundo paralelo al infierno diario hace posible la salvación.

Comenta el productor Luis Bernal que en la obra “se ve a unos seres humanos que fueron sometidos a un castigo brutal e injusto, y con la frágil pero imbatible fuerza de aquellos presos políticos, exiliados, rebeldes que conservan la ternura, la risa, y la pasión por jugar y crear historias para alcanzar la libertad profunda, esa utopía que todos parecemos perseguir alguna vez”.

De La Mancha es un personaje interpretado por el primer actor Salomón Adames, quien celebra más de 40 años de carrera artística representando al hidalgo caballero. “Se trata de un Quijote que confunde cárceles con paraísos y desiertos, y que se exilia en la sinrazón, en ese extraño desorden que no hace mal a nadie pero que ayuda profundamente a vivir”, agrega Bernal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *